Cine

Sorrentino y Groeningen se encuentran en Cineuropa

large_the_broken_circle_breakdown_pubs

por Lucía Triñanes

Seguimos con el apetecible repaso de nuestras visitas a las salas de Cineuropa. Esta vez no ha tocado la farándula… lean, lean…

THE BROKEN CIRCLE BREAKDOWN. ALABAMA MONROE (FELIX VAN GROENINGEN, 2012)

No puedo más que alabar esta gran película. Sin duda la adaptación de la obra teatral que ha hecho Felix Van Groeningen sabe emocionar, en muchos sentidos, al espectador que vea el film. Porque Alabama Monroe no es sólo una película musical con una magnífica BSO, ni un melodrama efectivo y apabullante, ni una dosis de realidad en el sentido más maligno que pueda existir; esta película va más allá, consigue tocar nuestras emociones, manipularlas y hacernos sufrir durante todo el relato, y no es para menos.

La historia empieza con la relación entre Didier, un músico, y Elise, una tatuadora. No pueden existir personajes más opuestos, pero ellos se enamoran y como resultado, tienen un bebé. Parece un cuento perfecto, una felicidad que pocos pueden alcanzar: lo tienen todo, viven en un rancho junto a su hija y los fines de semana tocan con su grupo de bluegrass. Lo bueno parece durar poco porque la pequeña Maybelle cae enferma y es entonces cuando el drama hace presencia, mostrándonos dos formas de actuar diferentes con respecto a la situación, que hará que la relación entre nuestros protagonistas se dañe y caiga en una espiral de destrucción casi inevitable. A pesar de que el tema melodramático es el principal durante toda la trama, existen pequeños momentos de diversión y de emoción que ponen los pelos de punta (véanse las escenas musicales, sublimes). Pero no se limita a quedarse en esto, sino que también existe una crítica (bastante superficial pero presente) a la postura contraria acerca de la experimentación con células madre (tenemos que tener claro que Didier es un amante de EEUU, pero cuando éste tema sale durante el gobierno de Bush, no puede evitar… molestarse, por decirlo finamente). En pocas palabras, aunque es un relato hermoso, también resulta difícil de digerir por la crudeza de los sucesos.

hotsy_red_2_shot

La película, adaptación de una obra de teatro y ganadora de premios como el Lux (concedido por el Parlamento Europeo) o galardonada en Tribeca por su guión y actriz, es narrada con constantes saltos en el tiempo, algo que si bien puede parecer confuso al principio, no hace más que otorgarle profundidad al relato y a adentrarnos en él. A esto sumamos la estética country, estilo muy americano, que embarga el metraje puesto que es una de las bases sobre las que se sustenta el film. Esta estética nos ofrece planos maravillosos, muy bellos desde el punto de vista fotográfico y artístico, con una predominancia de colores cálidos en las partes más suaves de la película (es decir, cuando no nos encontramos en el hospital o similares, y aún así, se desprende cierto aire acogedor). Algunas de las escenas finales tienen una impresión de negativo muy acertada para introducirnos en la locura y frenetismo de la última parte del relato. Y no podemos dejar de nombrar esa música que tan bien se integra en las secuencias y que transmite correctamente los sentimientos que anegan esas partes.

Definitivamente, The Broken Circle Breakdown es una película muy emotiva y decididamente perfecta en su estilo y montaje. La escena final es magistral y no podremos evitar soltar alguna que otra lágrima en ciertos momentos, sobre todo a causa de esas grandes interpretaciones por parte de Johan Heldenbergh y Veerle Baetens.
Por último, y como anécdota, cabe resaltar la mala sincronización de los subtítulos que tuvo lugar durante un buen rato, que si bien resulta bastante indignante para todos los espectadores que nos encontrábamos en Cineuropa, dio lugar a bastantes carcajadas (e incluso aplausos) por su irónica situación en imágenes que no correspondían. Los que allí estuvieran me comprenderán.

Toni_Servillo_foto_Gianni_Fiorito

LA GRANDE BELLEZZA (PAOLO SORRENTINO, 2013)

Otra de las grandes películas de esta edición de Cineuropa. Con un inicio desconcertante, extraño y raro, no sabemos qué esperar de este film italiano que mezcla una historia acerca de un hombre mayor con imágenes cargadas de belleza de la ciudad de Roma. Imágenes líricas de distintas maneras, con una carga natural diferente.

Jep Gambardella es un periodista y escritor con 65 años recién cumplidos, un único libro publicado hace mucho tiempo y un grupo variopinto de amigos y conocidos. Pasa su vida entrevistando gente, asistiendo a fiestas y bebiendo. Su vida parece ser idílica, con pocas preocupaciones y mucho dinero que gastar, pero lo cierto es que este hombre no ha sido capaz de volver a coger un bolígrafo desde hace cuarenta años y su vida está realmente vacía. Se codea con la clase alta, observamos el esnobismo, la pretensión y la falsa apariencia bajo la que se vive, en una simulación de perfección y lujo que en verdad representa la nada, y de ella forma parte nuestro protagonista, un hombre culto, inteligente y, sin duda, vividor.

La grande bellezza

Lo que parece un relato de una existencia superficial oculta una profundidad y una belleza admirables, no sólo el relato es interesante e intrigante, con muchas personas y situaciones diferentes cruzándose en el camino de Jep, sino que las imágenes de la hermosa Roma se mezclan en un discurso penetrante y con mucha significación. Avanzamos poco a poco en la historia, Sorrentino no tiene prisa alguna por acelerar lo que nos tiene que contar, por lo que disfrutamos de lo onírico e incluso surrealista de las escenas que nos enseña, una grande bellezza diferente y merecedora de todo significado. Esta dosificación de descubrimientos no es una pretensión sino una revelación de intenciones.

La moderna evolución de “La Dolce Vita” de Fellini no defrauda en su narración, aunque pueda parecer desconcertante en su montaje con planos largos y llenos de colorido, todo tiene una explicación y un orden determinado del que nos daremos cuenta en el final del film, pasadas las dos horas de duración. Y cabe hablar también de esa saturación de sonidos en determinados momentos de la película que nos introducen en la locura del esnobismo, con música de Rafaela Carrá, el “mueve la colita” y el “paparamericano”. Extraño, ¿no es cierto?

seff-2013-sorrentino-deslumbra-con-la-grande-bellezza

Se pueden resaltar esos planos fetichistas, muy visuales y hermosos, de los desnudos (básicamente femeninos) y la insinuación. Excesos de una vida “privilegiada”, se podría decir.
La revelación de la relación entre el título que da nombre al film y su contenido llegará al final de la película con un monólogo intenso y directo en sus intenciones. Digno fin para una película que se mueve entre lo poético y lo real.

Poco más hay que decir de “La grande bellezza”, una historia que para ser comprendida no basta con leer su explicación, sino que hay que verla para juzgar la veracidad de sus comentarios.

Anuncios

Un pensamiento en “Sorrentino y Groeningen se encuentran en Cineuropa

  1. El final fue subjetivo para mi, me lo podrías esclarecer…? Especialmente el tatuaje, porque Alabama Monroe??? Gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s