Cine

Cineuropa cierra un buen año y repasamos nuestra última función

ari-folman-at-event-of-the-congress-large-picture

por Lucía Triñanes

Uno de los últimos festivales de cine de este año, un año plagado de perlas y grandes éxitos. Hoy solo repasamos uno de sus últimos pases, la melancolía del final de un festival y los recuerdos de este año. Larga vida al cine!

hero_The_congress_ari_folman

THE CONGRESS (ARI FOLMAN, 2013)

La nueva película del director de Vals con Bashir resulta original e innovadora, algo que no salva la segunda parte del film, que se hace bastante lento. La película narra la vida de la actriz Robin Wright, interpretada por ella misma, que tras una mala época en su carrera, decide ceder a las presiones de un magnate de Miramount (revelador, ¿no?) para digitalizar su imagen, lo que supondría que jamás volvería a actuar y los estudios se quedarían con el derecho de utilizar su imagen en los films que ellos quisieran. Apoyada por su mánager, un entrañable Harvey Keitel, Robin Wright se somete a este proceso para garantizar el futuro de sus hijos, unos de los cuales (Kodi Smi-McPhee) pacede una enfermedad que lo dejará ciego y sordo con el tiempo.

Esta primera parte de la película mantiene una línea narrativa sólida, dramática, rodada con personajes reales: una grabación real. No hay una pretensión estética, tan sólo se nos muestran los hechos que explotarán en la segunda parte y no sitúan en el contexto de un futuro donde la cultura es tratada como una mercancía a merced de los avances tecnológicos.

Así es como entramos en la segunda parte. Veinte años después y ya retirada, Robin Wright es invitada por el mismo estudio a asistir a un congreso. En la carretera, antes de entrar en los límites de la ciudad donde se celebra el evento, la mujer tiene que aspirar un producto tecnológico, pues la ciudad se muestra en animación. De esta forma entramos en un mundo animado, donde los límites de lo real y lo imaginario se entrecruzan: no existe una animación realista, todo está modificado por las diferentes percepciones. En este mundo animado hay una saturación de colores, de imaginación y de fantasía que no convencen a Robin, pues tan sólo asiste al congreso por cumplir. A partir de este momento se quedará encerrada en un mundo de dibujos que no entiende, fruto de la tecnología en un futuro distópico y máscara de las carencias del mundo real.

maxresdefault

Son notables los guiños a personajes famosos caracterizados como dibujos, pero la segunda parte resulta lenta y confusa. Si los primeros minutos resultaban comprensibles, la siguiente hora nos hará perdernos en dibujos de colores que no entenderemos. ¿En qué punto nos encontramos? ¿Es una ilusión o es la realidad? Son preguntas que tendremos que ir contestando nosotros.

A pesar de todo esto, es una película buena, llena de significado y con una crítica sólida hacia la deshumanización de la cultura y al mal uso de la tecnología. La sensación de agobio y de aturdimiento permanece minutos después de acabar el film, por lo que digerirlo será una ardua tarea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s