Música

The Very Best of 2013…. o lo que nos vino a sonar mejor

Arctics
El año se está acabando, y el hecho de hacer balance no sé si se ha convertido en una obligación, pero lo cierto es que es un clásico indudable. Muchas listas están siendo publicadas en distintos medios, blogs, estados de Facebook…

Everywhere.

Que si mejores discos del año, mejores grupos revelación, mejores singles…Los criterios para la confección de la lista son infinitos. Lo cierto es que he de deciros que tal lista me interesa bien poco. O por lo menos su criterio en su sentido estricto. Y como he decidido que este post es de seña personal, su estructura y contenido también lo será.

Y bien,

Como últimamente noto un germen sabelotodo palpitante en articulistas, bloggers, o ciudadanos de a pie amantes de la música y sus etiquetas, este escrito toma una dirección contraria.

Por qué?

Porque no hay nada más humano que aprender y tener la humildad de reconocer cuando no sabes o conoces algo. Si bien muchos confunden la inteligencia pensando que significa conocimientos, o la agilidad de procesarlos, lo cierto es que por definición de inteligencia se entiende como la capacidad de aprender. Debe de ser terriblemente agotador alardear y fingir ser una biblioteca andante y haber nacido sabiendo.
Pero,

jamesblakepressshotcrop

Y esa sensación de sorpresa y emoción cuando alguien te enseña un grupo nuevo? O esa canción que te pasan de una forma inesperada y se convierte en tu BSO durante días, meses, quién sabe si años, puede. Y qué es de esas tardes comiendo galletas y creyéndote un científico descubriendo la pólvora mientras buceas entre los mares intrépidos interrumpidos por anuncios inútiles en los enlaces relacionados a canciones que te gustan…

Qué?

Pues esta lista es el resultado de una batidora que ha estado en marcha durante 365 días. Y os presento a los artistas que personalmente considero destacables en ellos o que este 2013 he tenido la oportunidad de conocer, o si ya lo hacía de valorarlos más

On y va

1. Temples: Neopsicodelia. Un viaje a los sesenta de los cuales a veces desearía no volver de la mano de 4 muchachos que beben su estilo de grandes pasados y presentes: The Beatles, The Seeds, The Monkees, The Yarbirds hasta llegar a estrellas flotantes del dream pop o el sonido neuralstico de los australianos y gloriosos Tame Impala. A James Bagshaw ya me lo he pedido para Reyes desde enero del año pasado, que fue cuando tuve la oportunidad de conocerles por casualidad y gracias al Last Fm que ha bendecido tantas veces mi biblioteca musical. Siempre me imagino un carrusel girando sin parar cada vez que suena esta canción, no sé por qué quizás la relaciono con el sentimiento que impregna , a ver qué os sugiere a vosotros:

Temples-Prisms

2. John Talabot: Una tremenda sorpresa, y un gran honor haber podido disfrutarlo en directo, un directo impecable y técnicamente limpio. Una electrónica soberbia es la que nos ofrece este barcelonés que en a penas dos años de carrera y un album editado “Fin” recibe las mejores críticas por parte de valorados medios y artistas, llegando a compararlo mismamente con Four Tet. Quitaros los prejuicios de una vez y que no os asuste las etiquetas!

John Talabot-John Talabot boiler room dj set

3.Black Tambourine: Hasta hace poco en cuanto a gustos musicales estaba bastante encasillada y era muy tajante:60’s. No había quien me quitara de ellos o de los grupos actuales que tocasen a modo de oda de esos años. Si bien es cierto, que sigue siendo mi época favorita, también mi mente auditiva se ha abierto y ahora estoy más que dispuesta a escuchar (casi) de todo y todas las épocas. Últimamente aprecio bastante los 90, cosa impensable hace un año atrás. Representando tal hecho Black Tambourine es un ejemplo de lo que para mí era imperdonablemente desconocido hasta ahora. Fue una valiosa y especial recomendación. No sabría definirlos, ni tampoco decir mucho a cerca de su biografía, pero tengo más que claro lo que me transmiten, Para muestra un botón:

Black Tambourine-By Tomorrow

4.Pond: relacionados con Tame Impala, muchos dicen que son o suenan lo iguales, pero yo no lo creo así. Que sean igual de buenos, eso es otra cosa y estoy completamente de acuerdo, es más, puede que incluso me gusten aún habiéndolos conocido posteriormente pese a ser un proyecto casi paralelo. Los conocí poco más de hace un año y la verdad es que no me imagino, mi 2013 sin ellos en los cascos. Ha sido un año bueno para Pond sin duda teniendo en cuenta la majestuosa valoración que alcanzó su ultimo disco lanzado este mismo año de nombre “Hobo Rocket”, ladies and gentlemen, space rock en estado puro:

Pond-Xanman

5.James Blake: si a James Bagshaw me lo he pedido por Reyes, a éste me lo pido por Navidad que está antes. Quien me conozca sabrá que tengo devoción por este inglés de complexion fornida, corazón electrificantemente romántico. Y los que no me conozcáis también lo sabréis por que a donde voy, mando recado. Otro ejemplo de calidad, sentimentalismo, y significado de los silencios, que poco los valoramos. Pero él lo ha sabido hacer. Sus pausas estremecedoras y su voz inaudita han hecho que se convierta en lo que es.
Hijo de un cantante de los setenta al que le ha brindado homenaje versionando la canción original del padre llamada “Where to turn” para convertirla en su famoso “Wilhelm Scream “. James Blake Litherland pianista de formación, productor de su trabajo, y poseedor de un rostro angelical se ha hecho con el Mercury Prize de este año desbancando al propio Bowie. Algo deberá de tener para ello, ¿no? Os guste o no la electrónica, os guste o no él, es imperdonable que alguien no pueda reconocer que lo que hace este chico es único. “Overgrown” es una de las mejores cosas que le ha pasado al 2013. El mismo Brian Eno aparece en sus créditos. A modo de husmeo, las letras de este disco compuestas por el propio James Blake están dedicadas a su novia y a la relación que mantiene con ella a distancia.
Quién puede tenerte lejos, Jamie, quién

James Blake-Retrograde

6. Petit Fântome: Quizás haya sido de mis últimos descubrimientos. Esta vez los famosos vídeos relacionados en Youtube dieron en el clavo e hicieron que me preguntase qué era de mis catarsis pseudomísticas y de purga espiritual sin tener ésto como himno. El nombre es el pseudónimo del francés Pierre Loustaunau, que si bien el resto de nombrados me era difícil de definir estilísticamente hablando este no se queda otro y más cuando lo que hace es un mejunje o un collage de cosas distintas. A veces el sonido de El pequeño fantasma me recuerda a mis estimados e intocables Air, representantes del sonido más puramente elegante de la electrónica. Otras veces no me recuerda nada a ellos en sus canciones menos suaves y menos minimalistas pero me hacen corroborar mi debilidad por la escena francesa, tanto en su vertiente pasada como la contemporánea. “Stave” es su último trabajo datado en este mismo 2013 que consta de 11 canciones que forman parte de un homenaje a la harmonía sonora.

Petit Fântome-Teahupoo

7.Arctic Monkeys: Me encanta sembrar la polémica. Algunos pensaréis que estoy loca, y otros que no molo tanto. Pues vaya. Y yo os digo que no hay que desprenderse de todo. Evolucionar en cuanto a gustos es ley de vida y está muy bien, pero renunciar a los gustos del pasado y olvidar por dónde empezamos es algo totalmente inmaduro. ¡Y ni tan pasados! Lo cierto es que en mi etapa adolescente los escuchaba, pero no me había contagiado de la fiebre fanática vigente hacia los chicos de Sheffield. Sí es cierto que 505 siempre fue mi canción favorita, años después, lo sigo manteniendo. Y os preguntaréis por qué aparecen aquí. Y bien, como ya he dicho, no todos los artistas que componen esta enumeración los he conocido este año, pero no por ello no han sido destacables en él de una forma u otra. Los nombro porque me hace gracia haber tenido este revival y sentirme una teen de nuevo, en verdad más teen que nunca con ellos. Pero ¿Por qué, de nuevo? Puede que el lanzamiento de su último disco “AM” me resultara tan desconcertante a la par que malo en el que se salvan un par de canciones, que decidiera desempolvar el “Humbug” o el “Suck it and See” para recordar a ese melancólico Turner, en vez de al chulainas engominado con peine. Seamos sinceros, el chico es guapo y se lo puede permitir (y al fin se lo ha creído), pero su evolución ha sido demasiado drástica y no sólo en cuanto a estilo físico, y si lo cierto es que siempre han sido un grupo comercial (y no por ello malo, no nos pasemos de hipsters de pega que ya hay demasiados) su sonido tenía carácter y personalidad y sus letras eran una sucesión de metáforas dulcemente elaboradas. Hoy por hoy se les ha ido un poco de las manos. Pero oye, que a mí el Do I wanna Know me pegó fuerte, pero…recordemos lo que un día gloriosamente fueron:

Arctic Monkeys-505

7. Jagwar Ma: Australianos. Sesenteros. Psicodelia. Creo que no hay mucho más que decir para que sea tentador darles una escucha. En cuanto hagas la primera, empezarás un bucle sin fin patrocinado por este trío de Sydney. Tuve la oportunidad de verles en directo, que curiosamente fue como por casualidad les conocí y son realmente brutales. Han debutado este año con su trabajo “Hawlin”. Como alternativa o recomendación en la misma línea nombraría a Splashh. A ver qué os parece, os puedo asegurar que escuchando este tema por ejemplo a primera hora, iréis dando saltos de energía y positividad de camino a la cocina mientras el café se hace lentamente:

Jagwar Ma-Let her go

8. Rachel Zeffira: Apuesta personal, y a su un vez un dúoproyecto llamdo algo así como Cat’s eyes de Badwan, cabecilla de los solemnes The Horrors en el que su “Skying” a pesar de ser obra del 2012 ha tenido un espacio eminente todavía en este año. Y bien, Zeffira no sólo es buena y distintiva en lo suyo como soprano, si no que consigue estremecer y compungir en cuestión de segundos. Una vez llegados al estribillo os veréis sumergidos en una burbuja ancestral en la que las pinceladas angelicales harán que queráis escuchar más y más:

Rachel Zeffira-The Deserters

9.Jon Hopkins: Ha sabido trabajar y codearse con los grandes: Massive Attack, Brian Eno, David Holmes, hasta con Coldplay cuando eran buenos y todo…Bien dejo clara mi tendencia de gustos a zonas geográficas concretas: Inglaterra, Francia, Australia, pero es que no es para menos y artista a artista hacen corroborar mis hipótesis de que las tres forman el triángulo de la tierra prometida de la calidad musical. Soy antiyanki, qué se le va a hacer.
Hopkins es otra lección más de clase. Pura lisergia sana e hipnosis. Y si bien sí que le conocía de sobra, su “Inmunity” lanzado este año me dio la oportunidad de apreciarlo y conocerle más. Buenas noticias para sus seguidores, actuará en el Festival Sónar que tendrá lugar el 12/13/14 de junio en la capital Catalana junto a otros artistas de renombre (y los cuales de sobra tienen mi beneplácito tales como Moderat, Four Tet o Massive Attack, así que ya sabéis lo que tengáis la posibilidad de acercaros no lo desaprovechéis:

Jon Hopkins-Inmmunity

10. Y como quien no quiere la cosa, tendré que ir parando. Me tiraría una vida haciendo ésto, pero vuestros ojos se agotarían y la cuenta atrás se acaba. Me encuentro nerviosa ahora mismo, me vienen ráfagas de nombres a la velocidad de la luz que chocan estrepitosamente entre si. Pero venga, va. Ella. Melody’s Echo Chamber, no me imagino mi año sin ella. Me llevan dicho que me asocian bastante a su género y la verdad es que su disco con el mismo anterior nombre y capitaneado por la francesa Melody Prochet y producido por Kevin Paker (Tame Impala), pese a haber debutado en el 2012 y descubrirla en el mismo año mi escucha y atención ha ido en crescendo hasta llegar a los niveles de escucharme el disco entero cada día (mínimo). Al acabar la última canción de semejante ritual auditivo y cobijo mental el resultado es siempre el mismo: un suspiro profundo y una sonrisa que me llevo a la cama sumergida en un eco infinito. Creo que compartiendo ésto ya no hace falta decir mucho más sobre ella, y lo que hace Probad:

Melody’s Echo Chamber-I follow you

El año se acaba, pero el contador se pone a cero de nuevo para comenzar otra vez Y recibir con los brazos abiertos y los tímpanos receptivos a cualquier joya que no conozcamos, o si es el caso de aprender a valorarla más. Porque…siempre hay algo nuevo que encontrar o recuperar y lo mejor de todo, es que he aprendido que eso no está nada, pero que nada mal.

por Nour Al-Hussen Villa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s